San Andres

Condenamos agresión verbal y amenazas de muerte realizadas por un taxista contra compañera periodistas

Desde este espacio nos unimos a la condena por la cobarde agresión verbal y amenazas de muerte  hecha por un trabajador del volante en contra de dos  compañeras reporteras, de quienes nos reservamos sus nombres, repetimos por las   amenazas de muerte por parte de este sujeto de la Central Angelopólis.

El auto que conducía este cafre es de color  negro con amarillo, placas 3065SSK, que pertenece a la Central Angelópolis, que como una burla abajo del nombre destaca TAXI SEGURO.

Exigimos a las autoridades investiguen este cobarde suceso y lo sancionen conforme a derecho, además de que le prohíban manejar una unidad de servicio público ya que es un peligro para los usuarios de este transporte.

A los representantes de la  Central  Angelópolis les exigimos también investiguen que clase de persona incorporan a sus filas dado que no puede un desquiciado como este sujeto andar por las calles conduciendo un auto de transporte público e ir agrediendo solo porque el tipo lleva prisa y no podía rebasar.

Sobre este hecho cabe precisar que la compañera reportera objeto de la agresión iba circulando en su unidad de trabajo sobre la 2 Poniente a la altura de la 7 Norte, cuando en forma por demás imprevista éste despreciable sujeto empezó a presionar con el claxon para que se le dejará pasar, lo cual resultaba imposible por el tráfico que registra la vialidad. El chofer del taxi continuo con su actitud hasta llegar a la 15 Norte donde al darse cuenta que estaba siendo fotografiado, en forma cobarde huyo sobre la 15.

De todos es conocido qué en esta avenida de la 2 Poniente, a la altura de la 9 y 11 Norte se localizan unos laboratorios que registran alta afluencia, lo que provoca haya embotellamientos.

Pues este tipejo aún así pretendía rebasar el auto de la compañera reportera y al no poder lograrlo le dio alcance para pronunciar una sarta de insultos y luego amenazarla de muerte.

Por lo que desde este espacio hacemos responsable a este sujeto de lo que pudiera pasar a la compañera reportera y a su acompañante;  y a las autoridades exigimos lo investiguen, lo sancionen conforme a la ley y le pongan un alto a sus agresiones y sobre todo eviten que siga conduciendo una unidad de taxi, pues es obvio que los usuarios están en serio riesgo.

Atentamente

La dirección general