Internacionales

Enjuiciarán a vicepresidente de Ecuador por trama Odebrecht

QUITO.- 14 de noviembre.- (EFE Y AP).- El vicepresidente de Ecuador, Jorge Glas, irá a juicio por el presunto delito de asociación ilícita en la trama de sobornos de la constructora brasileña Odebrecht en el país, determinó este martes la Corte Nacional de Justicia.

Luego de revisar todos los elementos de convicción presentados por la Fiscalía, el juez Miguel Jurado llama a juicio al vicepresidente y otros 12 procesados en calidad de autores dentro del delito de asociación ilícita en #CasoOdebrecht", conforme a una publicación de la Fiscalía General del Estado ecuatoriano divulgada en Twitter.

La resolución del juez Jurado convierte a Glas, en prisión preventiva desde el pasado 2 de octubre, en el político en activo de mayor rango en ser procesado por este megacaso que afecta a 12 países de América Latina y África.

La Fiscalía sostiene que Glas recibió a través de un tío suyo, también detenido, un total de 13.5 millones de dólares en coimas por contratos adjudicados a Odebrecht.

Según fuentes judiciales, el proceso podría prolongarse varias semanas.

De ser hallados culpables, Glas y los otros involucrados, entre ellos dos exdirectivos de la petrolera estatal venezolana PDVSA, que están prófugos, podrían recibir penas de tres a cinco años de cárcel.

La prisión preventiva y el proceso contra el vicepresidente tiene como fondo la fractura en el seno del movimiento oficialista Alianza País, en el poder desde 2007, entre los partidarios del presidente Lenín Moreno y los del exmandatario Rafael Correa, el gran aliado de Glas.

Correa, que en varias ocasiones ha dicho que no existen pruebas contra Glas, sostiene que Moreno, que fue su vicepresidente entre 2007 y 2013, se alió con la oposición tradicional y se sirve de la lucha contra la corrupción para desprestigiar a su gobierno e inhabilitarle a él.

Este es uno de los procesos legales en los que está implicado el vicepresidente, quien también es investigado por otros presuntos delitos como cohecho y enriquecimiento ilícito.

Debido a sospechas de corrupción, el presidente Lenín Moreno despojó a Glas de todas las funciones administrativas desde inicios de agosto y fue detenido el 2 de octubre.

 

Odebrecht reconoció que entregó 33.5 millones de dólares en sobornos a funcionarios públicos ecuatorianos a cambio de la concesión de obras estatales, pero recientemente el procurador Diego García aseveró que los pagos ilegales habrían alcanzado 50 millones.