Internacionales

Obsesión de EU con supuesta injerencia rusa afecta a Casa Blanca: Rusia

(NTX / Foto archivo).- Enero 11.- La obsesión de Estados Unidos con la supuesta injerencia de Rusia en el proceso electoral estadounidense perjudica no solo las relaciones bilaterales, sino también al propio Washington, afirmó el vocero del Kremlin, Dimitri Peskov.

"Semejante paranoia afecta no sólo las relaciones bilaterales ruso-estadounidenses, perjudica además a Estados Unidos, pues, al convertirse en una obsesión, no crea condiciones confortables para un desarrollo social adecuado", dijo en conferencia de prensa.

Peskov rechazó un informe del Senado de Estados Unidos, que acusa a Rusia de realizar campañas de desinformación en un intento por socavar las democracias, un alegato al que calificó como el último reclamo "infundado".

El informe publicado recientemente por demócratas en el comité de Relaciones Exteriores del Senado de Estados Unidos detalló lo que llamó "operaciones de influencia maligna" de Rusia, incluida la injerencia en las elecciones presidenciales estadounidenses de 2016.

"Solo podemos expresar nuestra consternación con esta campaña continua y recordar nuevamente que estos temores, estas acusaciones contra nuestro país por inmiscuirse, aún no tienen fundamentos y son absolutamente infundados", enfatizó el portavoz del Kremlin, citado por la agencia de noticias Sputnik.

El senador Ben Cardin, el demócrata de mayor rango en la comisión, encargó el informe después de la sorpresiva victoria de Donald Trump en las elecciones presidenciales de noviembre de 2016

El Congreso de Estados Unidos está investigando la supuesta injerencia de Rusia en las elecciones presidenciales, que habría incluido hackeos, filtraciones y uso de medios de información y redes sociales a favor del candidato republicano.

También el Buró Federal de Investigaciones (FBI) lleva a cabo una pesquisa, conducida por el consejero especial Robert Mueller, sobre la presunta colusión entre el equipo de campaña de Trump y Rusia.

 

La investigación en curso sobre la supuesta interferencia de Rusia en las elecciones de Estados Unidos ha hundido las relaciones bilaterales hasta un mínimo histórico desde la Guerra Fría.