Puebla

Gracias a la participación de instituciones, productores y de empresas privadas se ha logrado proteger de la tala clandestina más de 4 mil hectáreas: Humberto Aguilar Viveros

PUEBLA.- Noviembre 14.-  Tras considerar que el cierre de este año para la CONAFOR será muy positivo en sus diferentes programas de restauración y aprovechamiento forestal, Humberto Aguilar Viveros,  Gerente Estatal de la CONAFOR indicó que se tuvo una inversión de aproximadamente 240 millones de pesos, así mismo dio a conocer que mañana estará en Puebla el director adjunto para inaugurar dos modernizaciones de aserradero, uno para apoyo  privado y el otro de un ejido  de Pueblo Nuevo de Chignahuapan los cuales dijo han venido creciendo de manera importante en materia de madera certificada.    

Por otro lado destaco que gracias a la participación de los instituciones, de los productores y de la empresa privada este año la Comisión Forestal en coordinación con  Agua Santa María se pudo  proteger de la tala clandestina  más de cuatro mil  hectáreas  que significan un trabajo en  más de 13 ejidos resaltando que este  acción se da por primera vez  bajo el programa  de Fondos Concurrentes de Servicios Ambientales, detallando que Agua Santa María hizo una aportación de alrededor de 15 millones de pesos y la CONAFOR aporto  4 y medio millones de pesos lo que sienta un   importante precedente   de que las empresas privadas estén ya participando en apoyar el cuidado de las áreas forestales y en el fomento y desarrollo de pequeños y medianos proyectos productivos.

Humberto Aguilar Viveros   indicó que los predios protegidos de la tala clandestina  antes mencionados están ubicados  en Chiautzingo en el municipio de San Salvador el Verde , en Santa Rita Tlahuapan e incluso toca una parte a Acajete en el Pinal en  la zona de Tepetzala en donde se hizo la invitación a otra empresa  gracias a lo cual se pudo integrar a otras mil 500 hectáreas que protegerán  La Malinche y a los cerros aledaños y a una parte de Tepatlaxco, otra parte de la comunidad de Ocotitlán en Acajete y la ultima de la Magdalena  en donde  hay aún  cerros con bosques de  encino, y que obviamente se tienen que proteger porque son los que cargan  los mantos freáticos para la zona de Tepeaca y parte de Tecamachalco que son las zonas productivas  agrícolas más importantes.

Finalmente el funcionario  Estatal considero que evidentemente la tala clandestina es un tema que le corresponde a la PROFEPA pero también hay que aclarar que es una práctica que no es local, sino  nacional y mundial  a la que la gente recurre en ocasiones por necesidad , como ocurre principalmente en la sierra negra, insistiendo en que es importante involucrar a los productores para evitarla.