Puntos de Vista

Fobia de AMLO y el PRI a la segunda vuelta

(Exonline / FRANCISCO GARFIAS)

Olvídese de la segunda vuelta en las elecciones presidenciales de 2018. No le conviene ni al PRI ni a Andrés Manuel López Obrador.

Unos y otros anteponen sus intereses de partido y de grupo a los requerimientos del país.

No le hace que el modelo actual de elecciones se haya agotado. Tampoco que, en el mejor de los casos, el próximo Presidente de México llegue con alrededor de 30 por ciento de los votos.

Un riesgo para la gobernanza reconocido por el mismísimo Manlio Fabio Beltrones.

Abordamos al senador Emilio Gamboa en el llamado Patio del Federalismo para preguntarle sobre el tema.

¿Segunda vuelta?, cuestionamos. “No hay tiempo. El plazo se venció el 31 de mayo”, respondió el coordinador de los senadores del PRI.

—¿Y la gobernanza?, insistimos.

—Gobiernos de coalición.

El compañero Adrián Trejo repitió lo que acababa de pedir Armando Ríos Piter: una reforma constitucional para superar el impedimento de hacer modificaciones a la Ley Electoral, tres meses antes del inicio del proceso. El año electoral arranca en los primeros diez días de septiembre. “Bastaría esa reforma para brincar esos tres meses”, dijo El Jaguar.

Pero Gamboa evadió: “No hay condiciones en el Senado para una reforma constitucional”.

Peor estuvieron los de PT-Morena. “No vamos a permitir (la segunda vuelta.) Es como un nuevo desafuero contra López Obrador. El propósito es parar a López Obrador”, dijo el senador Miguel Barbosa.

Hablaba como si todo debiese girar alrededor de Andrés Manuel; como si el presidente de Morena fuese más importante que México y sus requerimientos; como si fuese un sacrilegio pedir que el sucesor de Peña tenga el apoyo de 50 por ciento más uno de los votantes. ¿No que tienen el apoyo de la mayoría de los mexicanos? ¿Qué mejor manera de demostrarlo si no es en las urnas? Eso déjenselo al PRI.

Tuve la experiencia de vivir en Francia durante el gobierno de la Cohabitación. Un presidente socialista, François Mitterrand,

y un primer ministro conservador y gaullista, Jacques Chirac.

El socialista se mantenía como el jefe de las Fuerzas Armadas y de la diplomacia francesa. La derecha integraba y dirigía el gobierno. No hubo ni el menor asomo de crisis. La economía se sostuvo, la moneda permaneció estable. El país en armonía.

La fuerza de las instituciones.

Sigue la mata dando con los exgobernadores. Rafael Herrera Piedra, primo hermano del exgobernador de Durango Jorge Herrera Caldera y su principal operador, fue detenido y entambado por presunto fraude. La detención se hizo en la ciudad de Guadalajara por elementos de la Policía de Jalisco, quienes lo entregaron a sus homólogos de Durango.

El “primo incómodo” fue trasladado de inmediato a su estado para ponerlo a disposición de un juez y en cumplimiento de una orden de aprehensión.

Fuentes cercanas al gobierno panista de José Rosas Aispuro nos dijeron que el también empresario cobraba en la nómina de su primo alrededor de diez millones de pesos, distribuía dinero entre los partidos políticos y era el encargado de entregar los famosos ”chayotes” a comunicadores.

El titular de la Conserjería de Asuntos Jurídicos del gobierno de Durango, Galdino Torrecillas, calculó en 24 millones 70 mil pesos el pago que de manera “irregular” hizo a las empresas Comunicación Trascendente e Iso Diseño. Es socio de las dos.

El funcionario dijo también que hay denuncias en la Secretaría de Finanzas y Administración relacionadas con él.  Las investigaciones arrojaron datos de 214 operaciones por un monto de más de 72 millones de pesos en 2006.

Nunca me gustó el proyecto del Metrobús en Reforma. Siento que le dieron en la madre a la avenida más bella, no sólo de la Ciudad de México, sino de todo el país.

Tampoco entendí por qué se les permitió a las autoridades capitalinas poner en marcha ese proyecto que, en su fase de construcción, ha puesto patas pa´rriba, no sólo esa avenida, sino las zonas aledañas.

Más embotellamiento, más tráfico, más contaminación. Tala de 300 árboles y, por lo menos ahora, trayectos cuyo tiempo se duplica.

Tampoco entiendo por qué el Instituto Nacional de Antropología e Historia tardó tanto tiempo en protestar por la obra.

El juez que ordenó suspender los trabajos, Fernando Silva, argumentó que el INAH dice que tanto Paseo de la Reforma como el Bosque de Chapultepec son monumentos históricos.

El GCDMX se defiende y repite que ni se tocan monumentos ni se afecta el Bosque.

Francamente no me imagino a los parisinos levantando el pavimento en la histórica avenida Campos Elíseos para dar paso a vehículos de transporte público. Son extremadamente cuidadosos con la ciudad que, dijo Enrique de Borbón, “bien vale una misa”.

Lo que rebasa el entendimiento es que los trabajos hayan sido suspendidos ocho meses después de iniciados, y cuando ya hay un avance de 40 por ciento.

EL contrato con el consorcio constructor es de mil 98 millones de pesos. Los trabajos deben quedar concluidos el 15 de octubre de este año. Pero eso no va a suceder. La suspensión de los trabajos puede durar de uno a dos meses, nos dijo Manuel Granados, consejero jurídico del Gobierno de la Ciudad de México.

Entiendo que la ciudad debe enfrentar el grave problema de la movilidad. Por experiencia sé que el mejor remedio es un transporte público eficiente.

Entiendo a la senadora Dolores Padierna cuando defiende el proyecto estrella de Miguel Mancera. La entiendo cuando dice que esta línea del Metrobús va a beneficiar a 130 mil usuarios de autobuses muy contaminantes.

Pero en lo que mejor la entiendo es cuando dice que en la medida en que tengamos un transporte público de calidad todos vamos a querer usarlo.

 

¿Lo tenemos?